Algunos consejos de interés para nuestros principiantes sobre el networking.

Recuerda que, para conectar con las personas, lo más importante es crear vínculos de confianza, para ello, la comunicación con tu interlocutor es fundamental, haz que se sienta cómodo y pueda expresarse libremente. Escuchar es una cualidad esencial para conocer a las personas. Si intentas centrar tu atención en lo que dice una persona y no en cómo lo dice, no crearás una conexión y no generarás confianza.

Fíjate tus propias metas, sé previsor.

En principio, pregúntate a cuántas de estas reuniones te gustaría asistir al año para alcanzar tus objetivos.

Analiza el número de nuevos contactos que tendrás que hacer en cada reunión, de ahí irremediablemente se filtrarán los que realmente son potenciales para tu negocio. Ten en cuenta la cantidad de trabajo que puedes hacer con cada uno de ellos.

No te obsesiones con tus objetivos de ventas, déjate sorprender por lo que te ofrecen e intenta seducir con lo que tu ofreces. Si tienes problemas para iniciar conversaciones con desconocidos, practica con extraños en tu día a día, no necesariamente tienes que hablar de negocios para fortalecerte.

La conversación se iniciará intercambiando tarjetas de presentación para mantenerse en contacto, que a su vez permitirá a ambos hacerse una idea de la empresa que tienen enfrente, facilitando en gran medida su presentación.

Preparar tu discurso es vital.

Por lo general, en Networking presencial tendrás la oportunidad de presentar tu empresa durante unos minutos, así que prepara una buena presentación con un breve discurso e intenta que tu presentación sea memorable. No intentes “venderlo todo” son los valores que transmites y las soluciones que propones los que harán que la gente realmente quiera estar contigo.

Las emociones nos conectan con los demás, sólo cuando eres tú mismo, puedes atraer a las personas, por ello durante el primer contacto, “quítate la máscara” y deja que se desarrollen las emociones, a partir de ahí todo fluirá mucho mejor. Aunque te parezca mentira estos simples tips, marcarán la diferencia:

Intenta sonreír, no cuesta nada. Un ¡hola que tal! Y una sonrisa es la mejor manera de romper el hielo.

Caer bien no es fácil. Damos por sentado que así es, pero no, así que actúa en consecuencia.

Haz que tu interlocutor se sienta importante. Llámalo por su nombre, es la palabra que más nos agrada.

Controla el tiempo de ambos. Es probable que la otra persona necesite su tiempo y así que no le generes estrés, lo agradecerá.

No intentes vender a un vendedor.

Este tipo de reuniones se realizan para facilitar la primera toma de contacto a las empresas, no arruines el momento vendiendo tu empresa ya que nadie asiste para comprar, si no para establecer una relación de confianza a largo plazo.

Date cuenta del tiempo y acciones comerciales que te habrá ahorrado la asociación para acercarte a esa empresa (Buscarlo en redes, solicitar amistad, enviar algún que otro mensaje, realizar llamada telefónica y pasar los distintos filtros para presentar tu negocio, solicitar una reunión y en el mejor de los casos que la acepten, prepararte dicha reunión (presentación, muestras de producto, etc.) desplazarte a sus oficinas y un amplio, etc.)

Durante la conversación, es de vital importancia identificar sus necesidades y proponer acciones que ayuden a satisfacerlas. Si ese mismo momento, no se te ocurre ninguna solución o simplemente no dio a lugar o prefieres hacerlo a posteriori de forma detallada, envía un email presentando tus productos o servicios e intenta programar una llamada de seguimiento o provocar una nueva reunión.

Los contactos realizados deben y avivarse para construir una relación de confianza a largo plazo, por lo que no dudes en provocar nuevos encuentros con tus clientes potenciales y aprovecha cada emoción que tu cuerpo y mente expresen, para mejorar tus habilidades de venta y comunicación.

Si necesitas ayuda contáctanos, estaremos encantados de ayudarte.

Ana Aller | Presidenta
ACBM

Confirma tu asistencia